El éxito de una organización depende en buena medida de las competencias de sus líderes para acertar, especialmente en lo fundamental. Entonces es crucial que los líderes desarrollen competencias de alto impacto, estratégicas, quizás pocas pero definitorias y claves, para competir con ventaja y lograr los propósitos organizacionales y personales.